Massage Express · Servicio de Masajes en Silla · Servicios profesionales a empresas, instituciones y personas · Reflexología · Sillas para masajes · Camillas para masajes · Productos para masajes
Massage Express · masajes express · masajes relajacion · camillas para masajes · centro masajes · masajes a domicilio · masajes corporales · masajes espalda · masajes profesionales
 
 

¿Existe el “Empacho” o no Existe?

empacho

Artículo extraido de: http://www.revistamundonatural.com/noticia.cfm?n=371#axzz3HdTJVCvR

“Empacho” es un padecimiento frecuente entre la población infantil que se describe como malestar general, falta de apetito, diarrea o estreñimiento, inflamación del abdomen, sequedad de boca entre otros datos, si nos atenemos a la descripción que nos dan personas mayores a quienes se les preguntó directamente. 

Según el Diccionario de la Real Academia, Empacho es una “Indigestión de Comida”, por lo que está catalogado como un malestar o enfermedad del aparato digestivo. 

En la población rural, entre las personas mayores, es más conocido el empacho que entre las personas jóvenes citadinas, debido a que tradicionalmente, en los pueblos los malestares de los niños eran atendidos por la curandera o el sobador. 

Según esta creencia, el empacho se produce por comer alimentos o sustancias indigestas. Por lo general, los niños que han sido destetados y comienzan a integrarse a la alimentación del resto de la familia, pueden empacharse después de comer alimentos pesados, porque les dan carne o alimentos grasosos, frutas verdes, o comen accidentalmente alguna sustancia extraña como papel o tierra. En general, el empacho puede darse por comer alimentos indigestos, por comer en exceso, comer alimentos cocidos insuficientemente o por alteración e interrupción de la función digestiva. En sí, el empacho es un problema digestivo. 

Curiosamente, la cura del empacho varía según la región de América Latina, (desde el norte de nuestro país hasta el final del continente, pasando por la isla de Cuba) y va desde la sobada o masaje al abdomen, espalda y extremidades hasta rezos y medición con una cinta o listón del brazo, pasando por ligeros estiramientos de la piel sobre la columna vertebral y otros un poco más complicados. 

La finalidad de los diferentes tratamientos del empacho es “soltar” el empacho, el cual se entiende como lograr el desprendimientos de los restos de alimentos sin digerir o cuerpos extraños “pegados” en algún punto del tubo digestivo y que pueden palparse como una “bola” o endurecimiento en el abdomen. 

Los médicos modernos ven con escepticismo las historias de empachos curados con estos métodos, sin embargo, el empacho ha sido estudiado con seriedad desde variados puntos de vista, y por los documentos emanados de estas investigaciones, se infiere que el empacho sí existe como tal, aunque lo que está sucediendo dentro del cuerpo de la persona aquejada por él, puede corresponder a un trastorno o padecimiento de nombre diferente, según la medicina. 

Cómo se cura el empacho 
La curación del empacho no está exenta de rituales. Uno de los métodos de curación más común se inicia acostando al paciente sobre su espalda para proceder a masajear el abdomen, buscando el sitio donde debe localizarse el empacho. Se continúa con el masaje sobre las piernas hasta la punta de los pies para luego girar al paciente sobre sí mismo para masajear las pantorrillas, haciendo hincapié sobre las corvas, en donde se encontrará un endurecimiento. Se seguirá el masaje sobre la espalda, específicamente sobre los músculos a los lados de la columna vertebral para terminar con pequeños jalones o estirones de la piel sobre la columna, hasta que “truene” en algún punto, lo que indica que el empacho se ha despegado. 

En algunas regiones geográficas, para saber si existe empacho o no, se usa un método muy especial, se mide con un listón, la distancia desde el codo a la punta del dedo medio de la mano del paciente. Ahí el listón se corta con tijeras y el trozo de listón resultante se utiliza para tomar una medida desde el ombligo hasta el brazo extendido del paciente. Si el brazo es más largo que la cinta, el empacho está presente, en caso contrario, no hay empacho. 

Todos los tratamientos curativos del empacho, se complementan con la toma de infusiones de hierbas purgantes o de una preparación a base de aceite de oliva que ayudan a expulsar por vía rectal las substancias causantes del empacho. En algunas culturas, el empacho se alivia haciendo vomitar al paciente. 

Además del masaje o sobada, la cura del empacho incluye también guardar una dieta líquida por varios días hasta que se recupere el enfermo y luego se permite la ingestión gradual de sopas y caldos mientras se va observando mejoría. En todos los casos se aconseja dejar las comidas que incluyen carne y huevos, mientras se logra la curación. 

Siempre se advierte que si el paciente no sigue las recomendaciones de la dieta, los síntomas se recrudecerán rápidamente y luego será más difícil de curar. 

El empacho bien pudiera corresponder con lo que también se conoce como un estado de intoxicación del cuerpo originado por los mismos factores, comer demasiado, ingerir alimentos demasiado pesados, abuso de alimentos procesados químicamente, etc., y la curación por medio del masaje pudiera tener su analogía con una terapéutica a base de masaje para estimular la circulación y con la estimulación de algunos puntos de la acupuntura. Como punto clave para la curación, correspondería además al enfoque para desalojar el colon por medio de purgantes y enemas y el llevar una dieta de desintoxicación para ayudarle al cuerpo a recuperar su salud.

 

 

 
Massage Express Ltda. 2003. Todos los derechos reservados.